Literatura y Cine


Mari me ha propuesto un desafío que se llama 1000 postres… y me ha encantado. Así que, recogido el guante, ahí va:

1) Toma el libro más cercano, ve a la página 18 y transcribe la cuarta línea.

”…como de mar tendida, tiene el rubio profundo, fuerte y dulce del ámbar antiguo, de la miel reciente ” (La vieja sirena, de José Luis Sampedro)

2) Cuenta lo ultimo que viste en la tele.

“Mi monstruo y yo”, con mis sobrinos.

3) Qué proyecto tienes entre manos

Además de ser mamá, intentar reducir, aunque sea un mínimo, el número de pensamientos por milésima de segundo que genera mi mente y complica mi existencia.

4) Qué material te gustaría probar

Me encantaría manosear arena del desierto y el pelo de mi lucero

5) Le paso este desafío a

Brenda , Y^EN , India , El Pito doble , y por supuesto, a mi queridísimo convento

Anuncios

Me volví floja para leer, me cuesta, lo reconozco. No sé si debe estar relacionado con la multitud de libros que, en los últimos años de mi vida, he tenido entre mis manos, mesas y  suelos. Libros que, sin duda, me han aportado conocimiento, y satisfacción por ello, pero que poco me han hecho vibrar. No sé si es eso o simplemente pereza de fijar la vista. No sé si es inconstancia. Sin duda lo es.

 

Esta noche he hecho recuento; llevaba, desde hace dos años, seis libros comenzados. Uno a mitad, tres recién empezados y dos a punto de finalizar. Pero ninguno acabado. Y no porque no me estuviesen gustando. De hecho, ya he finalizado tres de ellos y puedo decir que me han encantado.

 

Tampoco puedo decir si ha sido el comienzo de este camino y la necesidad de ser plenamente consciente de “dónde me metía” lo que ha provocado en mí un ansia imperiosa de devorar información. O que el vivir más lejos, que la bicicleta no quepa en el ascensor, que dependa de autobuses o que haya perdido mi mp3, haya influido en que no salga de casa sin un libro. La cuestión es que, además de los que he terminado, y aunque me quedan otros tres, he sido capaz de leer, desde el principio y hasta el final, cinco más –entre ellos, El cuenco de laca, de Fernando Schwartz, al que (aunque merecería dos) dedicaré un post más adelante-.

 

Poco después de empezar esta aventura, por mi cumpleaños, mis “amigos del alma” con los que el abuelo de la luna me unió hace más de quince años, me regalaron, con una dedicatoria que aún me hace emocionar y que vale más de lo que en ninguna subasta de Christie’s se podría llegar a pagar, el libro “Venida de la lluvia. Historia de una adopción internacional” (Barrena S., 2005)

 

Lo recomiendo, para quienes empiezan, para quienes ya han empezado, para quienes llevan un largo camino recorrido y no ven todavía la meta, y para quienes están a punto de atravesar la línea y, con ella, empezar una nueva vida.

 

No es un libro pretencioso, no es una guía, no es un manual de adopción, es una historia contada desde la experiencia, personal, íntima, compartida, de años de espera, de un encuentro entre oriente y occidente. Un relato sobre un sueño. Un relato sobre la maternidad.

Esta mañana me han enviado por correo electrónico una lista con “Las veinte cosas que un hijo adoptado querría que sus padres supieran”. El listado está extraído del libro, de igual título, “Twenty Things Adopted Kids Wish Their Adoptive Parents Knew”, de Sherrie Eldridge (1999).

 

En él, la autora, adulta adoptada, dedica un capítulo completo a cada una de ellas.

 

 

Estas 20 cosas son:

 

 1.  Sufrí una profunda pérdida antes de ser adoptado/a. Tú no eres responsable.

2.  Necesito que me enseñen que tengo necesidades especiales derivadas de las pérdidas que conllevó mi adopción, y que no tengo por qué avergonzarme de ellas.

3.  Si no experimento el duelo por esta pérdida, mi capacidad para recibir amor de otros se verá dañada.

4.  Mi dolor, mi tristeza no resuelta, puede manifestarse en forma de ira o enfado hacia ti. 

5.  Necesito que me ayudes a vivir y superar mi duelo. Que me enseñes cómo conectar con mis sentimientos acerca de mi adopción, y que éstos son válidos

6.  El hecho de que no hable de mi familia biológica no implica que no piense en ella.

7.  Quiero que seas tú quien tome la iniciativa y me hables de mi familia biológica.

8.  Necesito saber la verdad acerca de mi concepción, nacimiento e historia familiar, sin importar lo doloroso que puedan llegar a ser los detalles.

9.  Tengo miedo de haber sido “entregado/a” por haber hecho algo malo o haberme portado mal. Necesito que me ayudes a liberarme de ese sentimiento enfermizo de culpa.

10. Tengo miedo de que me abandones.  

11. Puedo parecer más entero/a de lo que me siento. Necesito que me ayudes a descubrir partes de mí mismo/a que mantengo ocultas para poder integrar todos los elementos que conforman mi identidad.

12. Necesito experimentar un sentimiento de poder personal

13. Por favor, no digas que me parezco físicamente a tí o actúo igual que tú. Necesito que reconozcas y celebres nuestras diferencias.

14. Déjame ser quien soy, pero no me separes nunca de ti.

15. Por favor, respeta mi privacidad en lo respecta a mi adopción. No hables de ello con otras personas sin mi consentimiento.

16. Aunque no lo parezca, los cumpleaños pueden ser una fecha muy difícil para mí.

17. El no conocer mi historial médico completo ni mis antecedentes biológicos puede generarme a veces mucha inquietud.

18. Tengo miedo a ser una persona demasiado complicada para ti.

19. Cuando manifiesto mis miedos actuando de una forma que no es correcta, por favor, quédate a mi lado y actúa con sabiduría.

20. Incluso si decido buscar a mi familia biológica, siempre querré que seáis mis padres.

Después de leer esta lista, y de que un escalofrío recorriera mi cuerpo, tan solo he podido ir a su “libro de vida” a contarle dos cosas que me gustaría que supiese de mí.